Necesitas reducir cicatrices de la piel? La cicatriz es la forma en que nuestro organismo cierra una herida, sobre todo después de una operación, una cesárea, por acné o incluso por un accidente.

Cada persona procesa la cicatrización de una herida de forma diferente. Así, las marcas antiestéticas en la piel pueden presentar diversas apariencias: desde planas a voluminosas, hasta hundidas o coloreadas.

Tipos de cicatrices de la piel

Cicatrices hipertróficas, que se forman cuando el colágeno de la piel se produce en exceso en la zona de la herida. Su forma presenta una elevación gruesa en el tejido de la piel.

Cicatrices queloides, similares a las cicatrices hipertróficas, causadas por una producción en exceso de colágeno, dejando una cicatriz gruesa y rojiza con un tamaño superior a la herida y que crece.

Cicatrices atróficas, producidas por una falta de colágeno en la zona de la piel, el cual ayuda a producir nuevas fibras de tejido. Las más características son las marcas de acné en la cara.

Cicatrices contracturadas / retráctiles, visiblemente diferentes de las anteriores, en el que los bordes de la piel se unen a la herida. Suelen producirse a causa de una herida por quemadura, llegando a deformar la zona afectada.

Cicatrices umbilicadas, adheridas en el plano profundo (músculo, hueso).

Cómo eliminar las cicatrices con cirugía

La eliminación de cicatrices con cirugía consiste en extirpar la cicatriz quirúrgicamente, para luego volver a unir la piel. El objetivo de esta intervención es reducir el tamaño de la cicatriz en anchura. Este procedimiento es muy efectivo en el caso de aquellas cicatrices que no cerraron adecuadamente en su momento, o que se ensancharon.

Otro procedimiento interesante y altamente efectivo para reducir cicatrices de la piel es la inyección con grasa propia, extraído de otra parte del cuerpo, bajo la superficie cutánea de la cicatriz. Es ideal para cicatrices que necesitan adquirir volumen o bien para aquellas que hayan perdido una gran cantidad de tejido de la piel.